sábado, 14 de diciembre de 2013

Suspendemos en cultura financiera

En el Períodico de Aragón de 14 de diciembre se publica un estudio de ADICAE (asociación de usuarios de bancos,cajas de ahorros y seguros)  en el que se emite un informe que se constata lo que era un secreto a voces: que el consumidor español tiene una cultura financiera que deja mucho que desear .

 Al menos, son los propios encuestados los que admiten su escaso conocimiento en esta materia (los 2.240 participantes se otorgan una nota media de 4,2); y eso ya es mucho. Sobre todo, por aquello de que reconocer los problemas es el primer paso para solucionarlos. De hecho, más del 90% de los consultados considera que con una buena educación financiera se podrían haber evitado los últimos "fraudes al ahorro" (participaciones preferentes, swaps, clips...). Y el 92% subraya que este déficit de cultura financiera beneficia de forma directa a la banca.

Quizá una de las conclusiones más alarmantes del informe, y que deja bien a las claras el escaso conocimiento en esta materia, es que el 73% de los encuestados reconoce haber rubricado alguna vez un contrato financiero sin saber exactamente lo que firmaba. "La verdad es que es muy preocupante, como también lo es que el 48% no entienda la información que le envía su banco", señaló ayer el presidente de Adicae, Manuel Pardos, durante la presentación del estudio.
Por todo ello, la asociación considera "fundamental" que se impulse este tipo de formación, incluso en el sistema educativo. "La administración debe esforzarse al máximo en este sentido y a la banca hay que exigirle que invierta en programas específicos al menos la mitad de lo que ha gastado en publicidad engañosa", aseveró Pardos. En este sentido, el 87% reconoce la "necesidad" de seguir formándose.
Con todo, Adicae señala que buena parte de los consumidores, sobre todo los que se han visto afectados de forma directa, se han "escarmentado" y mantienen una "gran desconfianza" hacia la banca. Algo que será muy útil si se confirman los augurios de la asociación: "Hemos detectado que las entidades están esperando a que pase la crisis para volver a las andadas y colocar de nuevo productos tóxicos, lo que tampoco es de extrañar porque todas se han ido de rositas", comentó Pardos.
Cambio de tendencia   

Además de generar desconfianza, las malas prácticas de la banca también han provocado un cambio en el comportamiento de algunos consumidores. Así, los mayores de 45 años siguen acudiendo al director de su sucursal cuando tienen una duda financiera, pero los clientes más jóvenes consultan primero a las personas de su entorno, luego en internet o en las asociaciones de consumidores y, por último, a los empleados de banca.
El informe señala en este sentido que la información proporcionada por los comerciales de las entidades no siempre es la más adecuada. Así, el 30% de los encuestados indica que "no le aclaró" la duda y un 22% que "no le aclaró y que incluso le confundió aún más". En lo referido a la defensa del consumidor, la mayoría lamenta que la función de la CNMV o del Banco de España es "inadecuada".

No hay comentarios:

Publicar un comentario