miércoles, 5 de marzo de 2014

Cuentos para aprender economía

Humor, irreverencia y mucha profesionalidad -mucho conocimiento técnico- son los mimbres de este ingenioso ebook. Su título es sencillo pero muy preciso. Cuentos para aprender economía es exactamente eso: Cristina Carrillo agarra los cuentos y fábulas clásicos de la cultura occidental y extrae, exprime y centrifuga su contenido económico.
Carrillo, pionera de la educación financiera tanto en España como en Latinoamérica, deslumbra con la rentabilidad de su trabajo. Es altamente recomendable invertir un breve tiempo de lectura (tres horas) en estas 15 historias que nos hablan de cómo superar uno de nuestros temores más viejos e injustificados: el que nos lleva a gritar “¡Qué viene el lobo!” cada vez que alguien menciona la palabra “economía”… y no digamos su profundamente desconocida hermana pequeña: “¡las finanzas!”.

Al igual que a Juan Sin Miedo, uno de los personajes del ebook, a Cristina Carrilo no le asustan los riesgos. Se lanza a tumba abierta allí donde nadie se ha atrevido antes que ella. El resultado es este descacharrante libro electrónico en el que a la prima de riesgo se le pregunta si es cuñada del riesgo de mercado; en el que los padres de Pulgarcito deciden ajustar costes familiares y propician la fuga de talentos; en el que Blancanieves se enfrenta a los poderosos enanitos mineros; y en el que el Gato con Botas se dedica a escribir incomprensibles blogs que hacen subir como la espuma el valor de la marca personal del Marqués de Carabás.

Una advertencia: si buscan economía y finanzas con moralina, absténgase. La comunicación, para Cristina Carrillo, consiste en empuñar el sable y liarse a dar mandobles allí donde suelen reinar la telaraña y la ñoñería.
¿Qué ocurre con las pensiones de jubilación en el país de Peter Pan? ¿Barbazul amaba a sus ocho esposas o lo que adoraba en ellas era su valor de testaferros? La respuesta está en Cuentos para aprender economía. Abran, léanlo y cambien para siempre su percepción acerca de qué es eso de la educación financiera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario