jueves, 8 de enero de 2015

Educación financiera para los más pobres

El primer ministro de India, el nacionalista hinduista Narendra Modi, considera la inclusión financiera “una prioridad nacional” para facilitar el crecimiento inclusivo de un país que se desarrolla a varias velocidades. En su primer discurso en el día de la Independencia, el pasado agosto, lanzó la estrategia Proyecto del Primer Ministro del Dinero del Pueblo. Su objetivo, que todas las familias —tanto en el campo como en las ciudades— tengan acceso a los servicios financieros, recoge ya frutos: en apenas cinco meses se han abierto más de 100 millones de cuentas corrientes en el marco de esta iniciativa.

Si queremos eliminar la pobreza, tenemos que eliminar la discriminación financiera. Tenemos que conectar a todas las personas con el sistema financiero”, aseguró Modi. Ahora, los grandes sectores pobres de la sociedad pueden abrir una cuenta sin depositar una rupia y acceder a servicios como cuentas de banco con tarjeta para retirar dinero de cajeros, créditos, transferencias, seguros y pensiones. A través de esas cuentas, también el Gobierno hará llegar en efectivo los beneficios de otros programas destinados a los más pobres, como las becas para estudiantes. Como incentivo para la bancarización, quienes abren su cuenta con este programa reciben un seguro de accidente y otro de vida.

En los primeros días de la campaña, el pasado verano, se abrieron en los bancos 15 millones de nuevas cuentas, una cifra que esta semana se ha elevado ya hasta los 103 millones. Se trata de un número elevado en un país de 1.200 millones de habitantes azotado por la desigualdad y cuyo acceso a la banca es inferior a la media mundial.

Con esta iniciativa se espera que los ciudadanos cambien el hábito de guardar los ahorros bajo el colchón o de otras maneras informales y los depositen en las oficinas. Los analistas que apoyan el proyecto destacan además que los pobres suelen depender de canales informales de crédito, como los prestamistas, que muchas veces cobran hasta cinco veces más intereses que los bancos. Añaden que la bancarización ayudará a que el dinero que el Gobierno destina a los excluidos les llegue de verdad y no se pierda en el camino.
Sin embargo, los detractores de la iniciativa aseguran que esta no es la primera vez que India trata de acometer la inclusión financiera de los pobres. El anterior Gobierno, del Partido del Congreso, lanzó una campaña similar en 2011. Falló porque la mayoría de la gente no usaba las cuentas para ahorrar dinero y por lo tanto los bancos no pusieron tanto interés. También porque muchos de los nuevos usuarios no saben para qué sirven los bancos y sus cuentas corrientes.
El Gobierno de Modi asegura que su programa tendrá éxito porque se dará educación financiera a los más pobres y se centrará en las familias y no en las aldeas. Añade que además habrá la infraestructura necesaria: cada aldea tendrá un banco a un máximo de cinco kilómetros de distancia y que se podrá acceder a las cuentas desde teléfono móvil.
Para algunos expertos, la iniciativa contribuirá también a favorecer los microcréditos, un sistema que ha facilitado la prosperidad a muchos pobres.
Fuente: El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario