viernes, 6 de marzo de 2015

Las 10 mejores películas financieras

TUTORES-FX ha realizado una selección de las películas más reconocidas relacionadas con los mercados financieros. Resaltan por sus argumentos y por ser casos reales. Varios de estos films son fundamentales para entender cómo funcionan los sistemas económicos del mundo y tratan fuertemente el tema de los negocios. Así, en los últimos años películas, blockbusters y documentales han desfilado frente a los espectadores para tratar de explicar una realidad que para muchos ha superado la ficción. Por ello te mostramos una lista de las mejores películas que abordan la crisis financiera y su impacto en la vida diaria. Disfrutalo aquí en TUTORES-FX: 

1. Margin Call (2010)

Lo que pasó en las horas previas al estallido de la crisis en 2008 es algo que cautiva a millones de personas que hoy enfrentan esas consecuencias, y para darse una idea de lo que eso fue es recomendable no dejar de ver esta película, que si bien es catalogado como un thriller, su fuerza recae más en los aspectos morales que en los investigativos. Para gran parte de los críticos, este film de J. C. Chandor supera a buena parte de las producciones que abordan la crisis económica, ya que muestra un interesante análisis de los factores humanos en un mundo que suele tener una visión frívola y parcial. Así, Margin Call consigue trasladar el dilema que enfrentan sus personajes al espectador, un reto que no todos los filmes logran superar. 
El film se mueve en la crónica de la vida de ocho trabajadores de un poderoso banco de inversión durante las 24 horas previas al inicio de la crisis financiera de 2008. Cuando Peter Sullivan (Zachary Quinto), un analista principiante, revela datos que podrían conducir la empresa a la ruina, se desencadena una catarata de decisiones tanto morales como financieras que producen un terremoto en la vida de los implicados en el inminente desastre.



2. Wall Street 2: El Dinero nunca duerme (2010)

De inicio esta película tenía el reto de superar, o al menos estar al nivel de su predecesora de 1987, la cual reproducía con credibilidad y mordacidad la visión existente en los 80 sobre el mundo de las finanzas, como un ámbito sofisticado y lleno de señores prodigiosos, capaces de hacer un buen uso de la ambición y el deseo de poder, mismos que veinticinco años después ayudan a comprender la esencia de la critica situación económica. Para ello, Oliver Stone echó mano del actor de aquella memorable versión junto a un rostro nuevo para adentrarse en Wall Street y para confrontar el contexto del primer protagonista con la crisis actual. Las críticas a esta producción son encontradas, pues por un lado fue alabada por reflejar lo que pasaba en el mayor mercado bursátil del planeta.
Han pasado los años y eso le permite a Gordon Gekko seguir el hilo de los hechos desde la perspectiva de un dinosaurio. Nada se da por nada y todo es negociable. Y aunque Stone mira cara a cara la crisis y logra instalar al espectador en la primera fila de la montaña rusa bursátil, no hay un intento más sesudo por desentrañar las estructuras del poder y sus consecuencias sobre el alma humana. Logra, sin embargo, crear un retrato sobre el mundo de las altas finanzas y el colapso al interior del sistema, con la manipulación excesiva de quienes se consideran amos del mundo. En uno de los momentos memorables de la película, Stone recrea una reunión de los banqueros en la sede de la Reserva Federal (Fed) en una escena que recuerda la reunión de los capos de la mafia en El Padrino, convocados por Vito Corleone para evitar el derramamiento de sangre.



3. El lobo de Wall Street (2013)

Película basada en hechos reales del corredor de bolsa neoyorquino Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio). A mediados de los años 80, Belfort era un joven honrado que perseguía el sueño americano, pero pronto en la agencia de valores aprendió que lo más importante no era hacer ganar a sus clientes, sino ser ambicioso y ganar una buena comisión. Su enorme éxito y fortuna le valió el mote de "El lobo de Wall Street". Dinero. Poder. Mujeres. Drogas. Las tentaciones abundaban y el temor a la ley era irrelevante. Jordan y su manada de lobos consideraban que la discreción era una cualidad anticuada; nunca se conformaban con lo que tenían.
Jordan Belfort,broker de Wall Street y fundador y principal propietario de la agencia de valores Stratton Oakmont, que, en 1998, fue acusado de fraude de valores, lavado de dinero y manipulación del mercado de valores. Tras colaborar con el FBI, fue condenado a 22 meses de cárcel en una prisión federal y a la obligación de restituir todo lo defraudado a sus víctimas, cantidad que se eleva a los 110,4 millones de dólares. Hasta la fecha, sólo ha devuelto un 10% de esa cifra.
A lo largo de la película, el motivo fundamental por el que Jordan Belfort llega a tener éxito es porque sus clientes piensan que tiene acceso a una información y a un conocimiento de las empresas cuyas acciones se encarga de vender por encima de la que puede tener una persona corriente y que ese mayor conocimiento podía proporcionar ganancias milagrosas si se invertía en ellas. En realidad, ello no era así en absoluto. Simplemente, era un avezado vendedor que percibía comisiones por sus ventas y que optó por "colocar" acciones a destajo para maximizar el importe percibido en concepto de dichas comisiones. Para ello, aplicó técnicas agresivas propias de la venta a distancia a través de un call center en el que llegó a tener más de 1.000 operadores. Simplemente, se trataba de eso. No había más. Nada más. Belfort no realizaba ningún tipo de análisis sobre las empresas cuyas acciones recomendaba. No sabía nada que pudiera permitir elegir con algún tipo de fundamento en qué compañía había que invertir. Nada de nada.



4. Inside Job (2011)

Charles Ferguson ("No End In Sight") nos trae la primera película documental que expone la terrible verdad sobre la crisis económica de 2008. El derrumbe financiero a nivel mundial, ha supuesto más de 20 billones de dólares en pérdidas y, como resultado, millones de personas han perdido sus casas y empleos. A través de una extensa investigación y de entrevistas con respetados expertos financieros, políticos y periodistas, "Inside Job" expone el auge de una industria deshonesta y desvela las corrosivas relaciones que han corrompido a los políticos, al reglamento regulador y a los académicos.
el trabajo de entrevistas está muy bien hecho y el mensaje queda claro: hay una sistemática corrupción en el sistema financiero de los Estados Unidos, que afecta el establecimiento global y que está facilitado por la casi total falta de regulación y por los grandes incentivos económicos que reciben aquellos que hacen parte del esquema torcido y corrupto. Lo más grave es que detrás de todo hay una recurrente participación de prestigiosas figuras del establecimiento académico, que ganan jugosas cifras dando conceptos y haciendo parte de las juntas directivas de las instituciones financieras que se mueven irresponsablemente, y de los cuerpos estatales responsables de las regulaciones.
Por otra parte, hay que preguntarse: ¿De dónde vienen las presiones que llevan a los gobiernos a impulsar las aperturas y a eliminar las regulaciones; de dónde salieron las fuerzas que llevaron a Ronald Reagan al poder con su visión de alivio y liberalización de la economía? Pues del efecto opresivo y burocrático de los esquemas controladores, los cuales a su vez crean su propio sistema corrupto de académicos y burócratas listos a asfixiar cualquier sentido de libertad de movimientos. La película no se entretiene en estas preguntas ni en las causas profundas de los desbarajustes del comportamiento humano y tampoco es de esperar que lo haga, ya que quizás no haya una respuesta clara a tales inquietudes que se pueda documentar ordenadamente.



5. Rogue Trader (1999)

Rogue Trader cuenta la historia de Nick Leeson, un empleado del Banco Barings que después de una exitosa temporada de trabajo en la oficina de la firma Indonesia es enviado a Singapur como Gerente General de la Planta de Operaciones a la SIMEX de intercambio. La película sigue el ascenso de Leeson tan pronto se convierte en uno de los comerciantes principales de Barings. Sin embargo, no todo es lo que parece a través de la cuenta 88888 error, Nick esconde las grandes perdidas de como se juega el dinero de Barings.
Los intentos de Nick Leeson de arreglar la situación generaron más pérdidas, que también ocultó. También solicitó inyecciones de dinero para cubrir las pérdidas a la central en Londres ocultándoles el destino de ese dinero y se lo enviaron sin hacer muchas preguntas. Mientras tanto la central en Londres creía que su oficina de Singapur estaba generando beneficios.
Las inspecciones rutinarias del banco no detectaron nada anormal en las cuentas de Leeson. Las pérdidas aumentaron hasta el punto de que Barings tuvo que solicitar permiso al Banco de Inglaterra para enviar a la oficina de Singapur las grandes cantidades de dinero que Leeson les pedía. Y después siguió perdiendo y pidiendo más dinero en gran cantidades a Londres, que le seguían enviando desde la central. Finalmente no pudo ocultar más tiempo las pérdidas y huyó de Singapur a Malasia, recorriendo varios países hasta que fue detenido en Frankfurt. Estuvo 6 años y medio encarcelado en Singapur. Desde la primera pérdida que ocultó hasta que huyó de Singapur pasaron casi 3 años.



6. Wall Street 1 (1987)

Este análisis es parte de uno de los tantos dilemas éticos que se presentan en la película Wall Street. Gordon Gekko (Michael Douglas) es un multimillonario que ha hecho su fortuna en base a la especulación y el uso de redes de información privilegiada. Es un gurú del sistema financiero americano y mundial (una especie de Warren Buffet de nuestros días). Buddy Fox (Charlie Sheen) es un corredor de bolsa que lucha por lograr administrarle fondos a alguno de los peces gordos de Wall Street, pero que no posee ni gran fortuna ni grandes redes de contacto. La insistencia de Buddy es tal, que todos los días llama a la oficina de Gekko, pese a la reiterada negativa de la secretaria a poder hablar directamente con él. Hasta que llega el día del cumpleaños de Gekko, y Fox decide llevarle personalmente un regalo de cumpleaños.
Buddy logra tener 10 minutos con Gekko en su oficina, le explica sobre algunas acciones que él cree pertinente invertir y se va. Al rato, mientras Fox estaba en su oficina, recibe un llamado de Gekko y le dice que invierta en el dato que le había dado en su oficina. El dato era sobre comprar acciones en una línea aérea, en la cual trabajaba el padre de Fox, y que Fox sabía, por información privilegiada brindada por su padre, que se iban a expandir.
Así comienza esta relación de negocios entre Gekko y Fox y, este último se transforma en una especie de discípulo de Gekko. Hace todo lo que le pide, le averigua sobre todo y lo escucha y obedece como si fuera Dios, hasta que se entera que Gekko quiere comprar la línea aérea para declararla en quiebra y sacar provecho de esta situación. Fox se entera de esto y no sabe si seguir fiel a su mentor o contactar al señor Wieldman, enemigo de Gekko en el sector financiero, para que haga un salvataje de la compañía y evitar el plan de Gekko y salvar a su padre de quedarse sin trabajo e ir a la quiebra. Finalmente, Fox se contacta con Wieldman y este compra la compañía y salva a su padre. Pero Gekko se enoja y manda a los reguladores del sistema financiero a investigar a Fox y este termina preso por uso de información privilegiada.



7. Capitalismo: Una historia de amor (2009)

El siempre polémico Michael Moore denuncia el sistema capitalista de Wall Street, adoptando un punto de vista que analiza la crisis finaciera mundial y la economía estadounidense en plena transición entre la administración entrante de Barack Obama y la saliente de George W. Bush. Que cada día se destruyen 14.000 puestos de trabajo y se ejecutan cada minuto 7,5 deshaucios, es sólo la punta de iceberg de un film que se adentra con humor, pero también con ingenio y optimismo, en las entrañas de un sistema económico nada respetuoso con las personas, llamado capitalismo. Como en toda historia de amor, el cineasta Moore se centra en las mentiras, traiciones y sobretodo en la tiranía de la jerarquía de poder. Un poder que pensamos que está en manos de los políticos que votamos pero que, en realidad, éstos no hacen sino dejarse manejar cual títeres. Aunque hay algunas excepciones, y estas excepciones de políticos comprometidos también tienen su espacio en el documental.
El capitalismo basa su estrategia en provocar el consumo al coste que sea, o en ejecutar un servicio al precio que sea, como la reeducación de menores encerrados por meses por puras nimiedades. Y es justamente este consumo la energía que lo alimenta. El filme no entra a plantear las consecuencias ambientales que se pueden apreciar por todo el planeta causadas por un sistema basado en el expolio de los bienes naturales para enriquecer a unos pocos. Tampoco entra el filme en las consecuencias para las futuras generaciones que van a ver cómo un planeta finito les deja sin posibilidades para el futuro, ni para seguir progresando, ni tan siquiera de forma sostenible.
En el fondo, Capitalismo, una historia de amor es un análisis de cómo la política no es más que un refugio de los poderosos para seguir dominando el mundo. Lo muestra con una irreverente documentación en la que sitúa a ex directivos de bancos y grandes corporaciones en sitios claves del gobierno americano para, desde éstos, lanzarse a promover regulaciones que les favorezcan y puedan seguir así en el poder. Porque de esto trata el capitalismo, de cómo seguir en el poder, y seguir ganando más y más.



8. Too big to fail: Entendiendo al Sistema (2011)

Esta producción hollywoodense es considerada una de las mejores películas para que el ciudadano de a pie logre surfear las grandes olas de tecnicismo en este tema y pueda entender como sucedió la gran crisis. La película gira en torno a la crisis financiera de 2008 y se centra en la figura de Henry Paulson, el entonces secretario del Tesoro y antiguo presidente de Goldman Sachs, así como en las tramas políticas y financieras en las que Washington y Wall Street decidieron a quién rescatar y a quién dejar caer (Lehman Brothers).
A grandes rasgos, el concepto económico "demasiado grande para caer" -adoptado para describir la situación de un banco u otra institución financiera cuya quiebra tendría consecuencias sistémicas desastrosas sobre la economía y que por consecuencia es necesario rescatar por los poderes públicos para evitar ese riesgo de quiebra se realice- queda totalmente aterrizado tras ver este film. A partir del análisis de esta película, surge una gran dilema ético que se plantea a lo largo del desarrollo de la trama: Es posible hacer algofuera de la ley por el bien común de la sociedad? .
En el mundo de las finanzas no solo es necesario tener un código de ética que no indique el camino a seguir, sino también un código moral que noshaga tomar la mejor decisión evaluando los daños en cada escenario y tratando de elegir aquel que represente el menor daño para la sociedad. Paulson, secretario del tesoro de EEUU, toma la decisión deejecutar acciones que permitan salvar financieramente a Bear Stearns; Fuld, presidente de Lehmans Brothers espera confiadamente ser también rescatado, sin embargo, Paulson decide no hacerlo para daruna lección moral al mercado buscando que cada CEO asuma la responsabilidad de sus actos.

Esta decisión de buscar que cada uno asuma la consecuencia de sus actos, manifiesta a la necesidad de quecada ejecutivo se haga responsable de las consecuencias de sus decisiones, busca además lograr un comportamiento ético y responsable en el desarrollo no solo de los negocios sino de la vida diaria. Enmedio de las negociaciones para el rescate de Lehmans brothers, se plantea el primer gran dilema ético acerca de cómo hacer negocios haciendo lo correcto para la empresa aunque esto signifiqueperder ciertos beneficios. Fuld, se niega a vender las acciones a un precio bajo a pesar de estar enfrentando una situación que no solo lo hunde a el sino también afecta al mercado en general.




9. The Company Men (2010)

Bobby Walker (Ben Affleck) no tiene nada de que quejarse en la vida. Tiene una hermosa familia, un gran trabajo, un flamante coche y le gusta jugar al golf. Lo que no esperaba era que, su empresa siguiendo una política de reducción de personal, lo fuera a despedir. Phil Woodward (Chris Cooper) y Gene McClary (Tommy Lee Jones), sus compañeros de trabajo, pasarán por la misma situación. El cambio hace que el trío tenga que redefinir sus vidas como esposos y padres. Situación que Bobby Walker le cuesta asumir. Buena historia, no exenta de moraleja, que refleja como la vida te puede cambiar en un segundo y todos los bienes materiales pueden desaparecer y como puede incluso cambiar tu forma de ser y madurar ante los obstáculos. Entretenida película, con gran reparto, que refleja una siutación desgraciadamente muy habitual tras la crisis de 2007, no solo en EEUU, sino en todo el mundo. 
¿Qué haces cuando todas las cosas a las que te aferras, las cosas que la gente siempre dijo que eran importantes, desaparecen de tu vida? ¿Qué haces cuando pierdes todos esos símbolos por los que has trabajado tan duro, que se supone que son un poco como emblemas de éxito y de logro? Estas preguntas impregnan la película "The Company Men", la emotiva película del aclamado escritor, productor y director, John Wells. A primera vista "The Company Men" parece inspirada en los titulares de la actualidad. De hecho, el 21 de septiembre pasado, la portada de la revista TIME titulada "Sin trabajo en América", describía los perfiles de docenas de norteamericanos, ahora el diez por ciento de la población activa, más afectados por la recesión económica actual. Representan, en esencia, al protagonista, Bobby Walker, que lucha por superar la frustración y la vergüenza de tener que volver a encontrar su camino.
Donde "The Company Men" explica algo más allá de su tema de interés periodístico, es en su exploración astuta del espíritu humano, no como una historia predecible acerca de "un hombre que triunfa contra la adversidad", sino a través del apasionante empuje de personas a todos los niveles de la escala económica intentando volver a conectarse con las cosas más importantes de sus vidas. En su corazón, "The Company Men" no es "una película sobre la recesión", sino más bien una película que marca el viaje de regreso a casa, a la familia, al amor y a la alegría que viene de construir algo desde cero.



10. Pi: El orden del caos (1998)

Multipremiada en distintos festivales de cine independiente, Pi (llamada así por la fórmula matemática) cuenta la obsesión del genio del algebra Max Cohen (interpretado por Sean Gullete), quien encuentra un patrón numérico de la naturaleza que puede replicar en la bolsa para predecir el precio de las cotizaciones. A raíz de su hallazgo es perseguido por una mafia judía que quiere apropiarse del secreto. Max es un brillante matemático que está a punto de hacer el descubrimiento más importante de su vida: la decodificación del sistema numérico que rige el aparente caos del mercado bursátil; pero primero ha de encontrar el valor del número PI. Mientras investiga, afectado periódicamente por unas brutales jaquecas, es acosado por una poderosa empresa de Wall Street y una secta judía que pretende descifrar los secretos de los textos sagrados. Todos ansían apropiarse del inminente hallazgo de Max.
filmada en blanco y negro para vigorizar su contraste áspero y misterioso, es una cinta de ciencia ficción bastante controvertida por poner de manifiesto la naturaleza de la obsesión mental. El filme, aparentemente realizado en el barrio chino de Nueva York, adopta un panorama original muy diferente a la cinta dirigida por el mismo director, Darren Aronofsky (Brooklyn, Nueva York; 1969), Réquiem por un sueño (2000), con la que se consagró como un ícono cinematográfico americano por revelar de forma honesta y directa el mundo de las drogas. Pi, signo que representa la relación aproximada entra la circunferencia y el diámetro de un círculo (3.141592653589), es un buen pretexto para la realización de esta cinta, pues su misma naturaleza se ha visto reflejada, según la historia, en diversos razonamientos universales como la circunferencia de "El hombre de Vitruvio" que en el film es un punto crucial para su perfeccionamiento.
En "Pi, el orden del caos", Max es un genio matemático perturbado por un patrón numérico que, aparentemente, lo conducirá a descubrir el orden del mundo detrás del caos. Obsesionado con esa idea, Max tras experimentar diversos resultados fallidos en su computadora Euclides, adaptada a sus necesidades, se involucra con una ambiciosa firma de Wall Street y una secta ultra religiosa de cabalistas jasídicos que tras el descubrimiento numérico, intentarán a toda costa obtener el resultado para resolver grandes misterios como la caída y la alza de la bolsa de valores y el "momento verdadero de Dios" representado en 216 dígitos. Al borde de la locura y evadiendo las sugerencias de su maestro Sol, Max se adentra en un juego paradójico entre la locura y la razón donde sólo el caos podrá salvarlo y regenerarlo



Fuente: tutores-fx.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario